Las maestras de la República

 

Comprometidas con los ideales de igualdad, justicia y solidaridad

 

Pais: España. Año 2013.

Dirección y guión: Pilar Pérez Solano

Música: Carlos Solas

Fotografía: Isabel Ruiz

Montaje; Andrea Ansola

Con la intervención de: Laura de Pedro (Actriz Maestra), María del Carmen Agulló Díaz, Carmen García Colmenares, María del Mar del Pozo Andrés,  Sara Ramos Zamora y Hilda Farfante Gayo, Elvira Ontañón Sánchez-Arbós, Alfonso Vigre García, (familiares y allegados de algunas de las maestras republicanas que se citan en el filme)

Género: Documental

Duración: 63 m.

Producción: FETE.UGT y Transit Producciones, S. L.

Sala y fecha de estreno: Cine Ortega – 28 de Mayo de 2013. Palencia

 

     

 

No es muy frecuente que esta página de Carrión la dediquemos a este tipo  género cinematográfico: el Cine Documental. Dedicamos más espacio y tiempo a ese otro tipo de cine, el comercial, con el fin de dar nuestra opinión sobre esta o aquella película que llegan hasta las salas de Palencia. No obstante el Cine Documental ha adquirido un notable auge en estos tiempos y ya no sorprende ver que en la programación de cualquier sala comercial, de vez en cuando aparezca algún filme de este género que bien puede competir en igualdad de aceptación que muchos de esos subproductos con los que cada día Hollywood puebla las carteleras de todo el mundo.

Valga este preámbulo para adentrarnos en el análisis de los que nos quieren hacer llegar los promotores de esta película documento. Primero que la enseñanza, la educación siempre han estado puestos a debate sobre la mesa en este nuestra España y del debate intenso, de vez en cuando se ha hecho la luz y que cuando se pensaba que aquello estaba consolidado otra vez volvían las tinieblas a cercenar los avances de una educación en libertad.

La directora y guionista alicantina Pilar Pérez Solano, que es una documentalista acreditada (suyos son los documentales “Mil y una Lolas” (2005), “La fama y su séquito” (2006) o “Murales”  (2010) con el que participó en la Seminci de Valladolid hace dos años, además de ser producer-manager de numerosos documentales, programas de televisión y festivales de cine –San Sebastián, entre otros-, a través de su productora Transit Producciones), rinde homenaje a las maestras de la república con una película documental que ha realizado para FETE-UGT y con la que trata de recuperar el legado que aquellas dejaron.

 “Se trata de un merecido homenaje a estas mujeres que dieron su vida por defender una educación pública, laica y solidaria. Unas mujeres que vivieron en el contexto de la II República que defendió la Igualdad y que consiguieron la ciudadanía civil y política”, explica la directora, que ha contado con Isabel Ruiz en la dirección de fotografía.

Fue la educación uno de los grandes compromisos sociales democráticos de la Segunda República Española y que desde el principio pretendió configurar un estado docente que llevara la cultura y la enseñanza hasta los más recónditos rincones del país con el fin de cimentar una sociedad que, como ellas se condujeran por los valores de los principios de igualdad, justicia y solidaridad

"Se cortaron al cabello, se cortaron las faldas y crecieron las ideas", sintetiza Carmen Agulló Díaz, una de las historiadoras que ha participado en la investigación y en la elaboración del documental Las Maestras de la República y recuperarlas para la historia, rescatarlas del olvido".

"Es un buen momento para recordarlas", explica Luz Martínez Ten, Secretaria de Políticas Sociales del sindicato y una de las impulsoras del proyecto. "Si no lo hacemos ahora perderemos la historia para siempre ya que los que guardan su memoria están desapareciendo". Además, añade, hoy "se está cuestionando el modelo educativo, incluida la coeducación", asegura Martínez Ten y "todos los valores que abanderaban las maestras son de absoluta actualidad”. "Su legado dibuja el camino que hoy transitamos", reza el tráiler de la película.

El documental de Pilar Pérez Solano no tiene alardes técnicos que fijen la atención del espectador. Sigue en su concepción técnica las pautas más comunes de este tipo de ejercicios cinematográficos basados en la exposición de un texto sobre un montaje de imágenes de archivo –películas o fotografías-. Y el subrayado de personas que, o bien vivieron de cerca los acontecimientos que se narran o son expertos en el tema a desarrollar, bien por ser historiadores, conocedores del medio o estudiosos de la época. La única concesión al cine de ficción es la presencia de una actriz, Laura de Pedro, que cobra vida de una maestra de la época y que sustenta su presencia con su pensamiento basado en los textos de Josefina Aldecoa, magníficamente narrados por  Marta Barriuso. Pero es que lo importante de “Las maestras de la República”, está en lo que se dice y no en como se hace. La fuerza de las imágenes está más en el subrayado literario de Aldecoa y los la presencia de los invitados que en la sucesión de la fotografía con la que se sirven. Aunque no hay que dejar de reconocer el trabajo de recopilación de documentos gráficos que pueblan el filme, muchos de ellos auténticas joyas inéditas.

Vistas así las cosas lo que si que se puede afirmar rotundamente es que la película tiene un trabajo de montaje que demuestra pericia y sensibilidad. De la misma forma que la selección musical va derivando desde los temas musicales de época a otros más próximos en el tiempo pero muy adecuados para el apoyo y subrayado de las imágenes y los textos que en cada momento pueblan el documental.

El documental deriva entre la aportación de información por la labor casi heroica que desarrollaron esta mujeres valientes en defensa de sus ideales y otros momentos muy emotivos donde algunas supervivientes de aquella época, sobre todo, recuerdan y lloran evocando la depuración y hasta los fusilamientos llevados a cabo por los  franquistas durante y después de la Guerra Civil. La que fuera una niña cuando tuvo que vivir aquellos episodios en carne propia evoca como en una de aquellas parodias religiosas con Franco llevado bajo palio por la iglesia católica que acababa de fusilar a su madre y a su padre por ser maestros de escuela, se revela a gritos contra aquella farsa al temer por la vida de su tía que la había recogido y que también era maestra. Algo tan emotivo que conmueve.

Por si alguien pudiera pensar que el film es un relato panfletario que busca magnificar las excelencias, en este caso del sindicato de los enseñantes de la Unión General de Trabajadores, se equivoca de medio a medio. EL documental solo reivindica a unas mujeres, a las maestras, de una u otra ideología, que creyeron que el mejor vehículo para lograr los ideales de la igualdad, la justicia y la solidaridad había de empezar por la enseñanza en la escuela

Si tiene, amigo lector, oportunidad de ver este documental, prescinda de prejuicios ideológicos y pase a la sala de protección, le garantizo que además de tener acceso a una realidad que ahora se nos antoja hasta actualizada por la controversia surgida con la reforma de la ley de educación del ministro Wert, también le ayudará a reflexionar sobre la condición de ser españoles en épocas difíciles.

 

 

José Luis G. Antolín

Palencia